Cuando condiciones subyacentes atacan tu cuero cabelludo

La caída de cabello puede ser causada por un hongo, psoriasis o caspa (dermatitis seborreica).

La infección micótica más común que afecta al cabello es la tiña, lo mismo que el pie de atleta.

Cuando hablamos de un problema así, será necesario recurrir a un medicamento antimicótico tomado por vía oral previamente determinado por el médico.

La dermatitis seborreica hace que el cuero cabelludo se derrame, lo que produce escamas grasientas y amarillentas en el cabello.

Las causas incluyen cambios hormonales o exceso de aceite en la piel. Afortunadamente, este problema se puede revertir.

El tratamiento generalmente se refiere a un champú anticaspa medicinal, un limpiador antimicótico recetado o crema con esteroides.

La psoriasis es una afección autoinmune, produce una escala blanca espesa en el cuero cabelludo que puede sangrar si se quita.

Los tratamientos incluyen cremas con esteroides, ácido salicílico, alquitrán de hulla, medicamentos antiinflamatorios y productos biológicos que inhiben su sistema inmunológico.

En todos estos casos, lo más recomendable es acudir con tu médico para que te ayude a solucionar de la mejor manera tu problema y así erradicarás el padecimiento, mejorarás el aspecto de tu cabellera y por último, conseguirás evitar la caída del cabello.

Además de estos padecimientos, existen otras enfermedades de la piel como la alopecia areata.

La alopecia areata es una enfermedad de la piel autoinmune que causa la caída de cabello, tanto del cuero cabelludo como en el cuerpo.

Afecta a una parte importante de las personas e involucra a ambos géneros.

Por lo general, comienza con uno o más parches circulares pequeños y lisos en el cuero cabelludo y existen casos en done se puede progresar a una caída total del cabello.

El cabello puede volver a crecer o caerse nuevamente en cualquier momento.

Si bien la alopecia areata afecta a ambos géneros, a cada persona la afecta de forma diferente.

La causa subyacente aún no se conoce. La genética puede aumentar su probabilidad de desarrollarse cuando se activa por factores desencadenantes como el estrés o una enfermedad.

El tratamiento generalmente involucra corticosteroides u otros medicamentos que irritan el cuero cabelludo y hacen que el crecimiento del cabello se reinicie.

También se pueden usar otros tratamientos como finasteride, fotoquimioterapia o láser.

Lo ideal en estos casos para revertir el problema es buscar su causa. Por ejemplo, si es por estrés, no hay nada mejor que buscar relajarse o encontrar formas para tranquilizarse.

Actividades como la meditación, el yoga o hacer un poco de ejercicio puede ayudar a encontrar un equilibrio emocional o, definitivamente recurrir a un especialista.

Por otro lado, puedes acudir a una clínica de tratamiento capilar para identificar cómo se te puede ayudar.

Podría ser que primero te tratases la enfermedad del cuero cabelludo y después te podrás apoyar a través de tratamientos bio-tecnológicos o con electrotricogénesis, todo con el fin de evitar la caída del cabello y estimular la regeneración del cabello tanto en hombres como mujeres.

Todo esto sin necesidad de recurrir a ningún tipo de procedimiento quirúrgico.

Leave a Comment

Required fields are marked *.