El Gran Declive

Hace unos días termine un ensayo sobre el deceso de la felicidad y el declive cultural que ha descalabrado las balanzas en el siglo 21,  creando una cultura vacía, individualista y moralmente recesiva.  El ensayo en principio era para una universidad  sin embargo,  no aceptaron el contenido del mismo puesto a que en el escrito ataco severamente a todo lo que constituye a la mayoría de ellas el día de hoy donde están formando individuos deficientes en todo el sentido de la palabra ya que fue ahí donde se adoctrino a la sociedad que ha creado este mundo de plástico y fibra óptica.

La razón por la cual me decidí escribir ese ensayo se encuentra engendrada en varios años de observar como la sociedad mundial occidental se cae a pedazos destruyendo aquello que hacia de occidente un lugar grande y optimo para desarrollar una vida como lo fue por 200 años. Otro de los motivos mas fuertes por los que decidí escribir dicho ensayo se debe al hecho que veo a nuestra generación caminar hacia un precipicio profundo de donde no hay vuelta atrás una vez que ahí se cae : estamos hablando de la extinción total de una civilización.

Es un hecho que el día de hoy es cuando la gente ha ganado mas dinero y cuando la mayor cantidad de individuos atienden a instituciones universitarias y donde la vida de lujo es mas abundante. Sin embargo, esta es también la época donde las poblaciones son más infelices, donde hay mayor cantidad de casos de depresión crónica y de ataques de ansiedad donde los niveles de suicidio están por los cielos como nunca antes se había visto. Lo mas extraño es que esta mayúscula infelicidad entre la población se da en un tiempo donde –en el mundo occidental-  tiene mayor acceso al mundo material y mayor índice de ingreso en toda la historia ergo algo esta severamente mal.

Este complejo fenómeno degenerativo de la felicidad social es fácilmente explicable, y su origen se encuentra en la publicidad que anuncia al mensaje de este nuevo mundo con una gran destreza. Tenemos que entender que la publicidad que se ve no es un rostro verdadero sino tan solo un médium que transmite un mensaje tejido por personas que por lo general el mundo no conoce. Este mensaje, de esta época,  es tan sencillo como es destructivo: con un poco más seré feliz.

Este mensaje es transmitido por las celebridades quienes siempre tienen la vida mas miserable pese a la gran riqueza que han formado ya que tanto ellos como la mayoría de nuestra gente ha cambiado el sentido de la felicidad original de la cual el gran  académico francés Alexis de Tocqueville en su libro “Democracia en los Estados Unidos” habla con tanta admiración que hacia –en 1830- al norteamericano el hombre mas feliz del mundo: el amor a los placeres simples del hogar. Tan es así que el hogar ha desaparecido en la sociedad occidental.

Leave a Comment

Required fields are marked *.