Los mexicanos han comenzado a leer gracias a la tecnología

Mientras regresaba a casa junto a mi hermano, después de un día agotador de estar buscando oficinas amuebladas en Polanco para ayudarle a mi padre a mudar su compañía, vi que mi hermano estaba leyendo un libro mientras yo manejaba, algo bastante raro, pues él no es un fanático de la lectura. “¿Qué mosca te picó? Tú nunca lees”, le pregunté. “Ninguna, lo recomendó un YouTuber que sigo y ps me llamó la atención”, respondió. Esto me hizo recordar un artículo que leí sobre como la tecnología ha acercado a los jóvenes a interesarse más por la lectura y se me ocurrió hablarles de este tema.

Quiero empezar diciendo que las cifras en de lectura en México siguen siendo muy bajas, siguen siendo alarmantes, pero me da gusto saber que ya hay más jóvenes interesándose en leer más y más. Pero no quiero que piensen que estas personas de entre 12 y 29 años leen libros, no forzosamente, pero por algo se tiene que empezar. En el artículo mencionaban que diversos estudios revelaron que los jóvenes en México preferían los textos cortos que las grandes novelas, pero que se decantaban por leer lo que encontraran mientras navegaban por internet. Algunos ejemplos que mostraron fue el de jóvenes que se interesan más por leer las entradas de su blogger favorito, leyéndolo de principio a fin, o leen noticias que se encuentran en internet, algún artículo de interés, otros para realizar trabajos, etc. ¿Las redes sociales cuentan? Yo digo que depende. Depende de lo que se lea, pues hay cuentas de Facebook, Twitter o Instagram donde escriben temas interesantes o relatos imaginarios muy buenos, ahí es cuando digo que si la gente los disfruta, puede contarse con que están fomentando la elctura.

Como lo dijo mi hermano, las personas o personajes que aparecen en YouTube tienen un poder de convencimiento inimaginable, tienen la capacidad de motivar, así que si ellos son los que hablan sobre libros, dan algunas críticas o mencionan algunos de sus títulos favoritos, esto provoca que sus seguidores se sientan tentados a comprarlos para empezar a leerlos. Así la tecnología habrá ayudado un poco más a fomentar la lectura, pues ya habrá más chicos y no tan chicos, disfrutando del título que su ídolo recomendó y querrán saber por qué lo hizo. Si mintió o no, si le pagaron por hacerlo o no, eso ya no me interesa, mientras haya servido para fomentar la lectura, yo me doy más que bien servido.

Unos aparatos que se volvieron de moda un tiempo, después se apagaron, se volvieron a levantar ligeramente y actualmente luchan en nuestro país por convertirse en uno de los gadgets más vendidos son los Kindle, que así se llama la marca, pues son “e-readers”. El que los jóvenes quieran adquirir uno sólo por moda, por estar a la vanguardia, podría ser un primer paso para que empiecen a leer, porque estoy seguro que algunos empezarán a leer y a los pocos meses o semanas lo abandonarán, mientras otros podrían haber vuelto ya unos aficionados a la lectura. Así que no importa cómo sea, pero mientras la tecnología siga fomentado la lectura, yo se lo aplaudiré.

Leave a Comment

Required fields are marked *.